Buscamos vías

Posted on mai 15, 2010

3


No es fácil.

  1. Bajo las apariencias de la obviedad, es duro adentrarse en los conceptos, quitar el bosque de filtros transmitidos, para avanzar luchando hacia la palabra sentida o el sentido del acto.
  2. Los fenómenos – palabra escasa -, no son capaces de transmitir la complejidad de su producción, las tensiones que contienen, las crisis, lagrímas, frustraciones, negociaciones y acuerdos que los han producido. Los fracasos o limitaciones no atestiguan del intento sincero, de las ordenes injustas, de la falta de tiempo o de presupuesto.

Cuando aparecen, los fenómenos se juzgan desde la perfección y desde una simplicidad fundada sobre una unidad presupuestadas pero actualmente inexistentes. Pero tampoco se trata sólo de considerar lo incompleto, lo fragmentario como caractéristica de la producción de hoy, ni tampoco de enfocar sobre los procesos de producción, sino departirse del pensamiento del objetivo. Es que la larga cadena de ocultación/visión y de alternancia de papeles dados a una misma persona o a varias que se pueden conocer, que pueden compartir competencias divide el proceso de producción y lo producido creando expectativas, exigencias, papeles, conportamientos, discursos…, que se apoyan sobre una división sectorial y social que se debe superar.

La sutileza del pensamiento de la comunidad, de la producción y de las identidades lleva a muchas inexactitudes, extrapolaciones, simplificaciones, adaptaciones, que debilitan el salto conceptual y su implementación. Las numerosas teorías de la comunicación y de las redes, colectivamente sintetizadas, han creado una atmosfera teórica bastante indefinida que ha dispersado por todas partes las palabras Comunidad, Redes, Participación… Las herramientas de un modelo organizativo horizontal se implementan en el seno de estructuras tradicionales. Las contradicciones son múltiples y tienden a desestabilizar las organizaciones. La convivencia de los dos modelos, referencias, normas, modos de gestión y de relación, tipo de identidades, fomentan situaciones ingestionables donde el propio relacionarse es inseguro. Probablemente, la perspectiva del modelo organizativo no sea suficiente. Paso necesario, puede quedarse en una lucha de poder entre antigua y nueva elites. La carencia del pensamiento del modelo organizativo en el seno de la organización es la renuncia al poder. La transición no puede contar con un sacrificio, sino actuar a través de un doble movimiento conceptual y social: un hacking de lo producido desde la identidad total – es decir compleja y cambiante – rompiendo, mezclando y haciendo incognoscible los puestos de enunciación. La conjunción de lo dicho, hecho, captado, transformado, consumido, reproducido… en torno a un producido, empieza a formar una comunidad que se ignora, y por lo tanto a visibilizar. Es el desaplazamiento de la perspectiva de lo producido que debe revelar a ella misma la comunidad.

Por lo tanto, la exigencia para el paso a esta contemporaneidad no es la coherencia, ni del modelo y aún menos del indivíduo – más allá del esfuerzo individual del aprendizaje y de las referencias culturales más difundidas1 – sino el repensar la totalidad de lo hecho, creado, producido en un desplazamiento de perspectiva que permite reanudar la unidad de múltiples mundos. Por lo tanto, no se trata de enseñar lo producido como duración2, ni de adelantar su visiblización3 que sólo recorta la separación temporal entre principio – el foco de producción (creador, artista, empresa, Estado…) – y final de la cadena – (receptor, espectador, usuario, cliente, ciudadano…) – dejandola intacta, sino de entender lo producido como el punto central del proceso en torno al cual la acción no sincronizada, no organizada, y atemporal de productores considerados como iguales se desarrolla para crear lo producido como punto movidozo en recreación permanente que expresa, visibiliza y revela la comunidad a ella misma.

La contemporaneidad y la realidad del cambio se sitúan en la superación de la lógica del poder a través de la autorealización de la Comunidad como horizonte.

1 Propongo el artículo Et si la poésie

2 Eso sería enseñar el proceso y no aporta nada a nuestra problemática. En una lógica tradicional, permite acercar lo producido al usuario/observador/cliente

3 Primer Proforma, última propuesta del MUSAC

Posted in: Non classé