Circulación y singularidad de las ideas

Posted on juin 6, 2010

2


Détail de L’école d’Athènes, Raphaël, 1509-1510

Quedan siendo las ideas; por que sigue habiendo varios niveles de entendimiento. No se dividen según sus canales de información. Todo se mezcla y los circuitos son numerosos, a menudo muy parecidos; se democratizan las formas tradicionales académicas de transmitir las cosas. Toda la gente puede ser conferenciante.

Pero este tipo de transmisión no vale de por sí, ni vale para todos los contenidos.

Los canales de comunicación en Internet no sólo permiten la expresión de la cultura popular. Sino de toda cultura. La revolución más potente es de dar un espacio común no jerarquíco a cualquier forma de cultura. Si es una liberación para un adolescente hacer vídeos paródicos extremadamente divertidos que pueda compartir con miles de personas más o menos parecidas, también es una liberación poder hacer ciencia fuera de un laboratorio, pensar fuera de la universidad y dar lo que de ello resulta. No porque sea más divertido, tampoco porque democratiza los saberes y las prácticas – que todos podamos ser creadores, ser científicos… -, sino porque proporciona la posibilidad de saltar los límites institucionales y conceptuales de esas organizaciones. Permite entrar en un espacio de creación inmenso donde es posible hacer y exponer trabajos que nunca podrían existir en entornos como la universidad por ejemplo. Se gana en libertad, entonces en creatividad, y finalmente en inteligencia. Por lo tanto Internet no es sólo el espacio de expresión de la cultura popular sino de la cultura en general. No es el espacio de publicación, circulación, difusión del conocimiento cultural comunicacional global sino también de la experimentación más arriesgada, del pensamiento que se encuentra más en equilibrio.

No hay dudas que la innovación reflexiva más intensa está haciendose en Internet. Brutalmente de momento aplasta el desequilibrio artificial entre popularidad e importancia social que sostenía la cultura de la elite, entendida como herramienta de poder sobre las poblaciones y de consolidación propia. De momento, porque los editores e intermediarios tradicionales todavía no se han volcado en el entorno digital, los contenidos están en espacios horizontalmente colocados, y sólo está la producción, emancipada de la lógica comunicacional y referencial en la cual no puede sobrevivir. No se trata de visibilidad. No estamos diciendo que se accede de la misma forma al conjunto de los contenidos, que no existan nuevos intermediarios… Es que no se trata de jerarquización. No se trata de moral o de juicio. Se trata meramente de existencia. Observar que aquí puede existir el pensamiento y la experimentación originales fuera de cualquier marco que lo impedía. Nada más. Sin que de ello se pueda, de hecho, exigir más.

La mayoría de los visibles en cambio son traductores bienvenidos, articuladores cuyo mérito es divulgar un marco cultural general; su lógica, es la comunicación. Dinamizan mundos, llevan las buenas palabras.

Pero existen otros ordenamientos indispensables, entre los cuales él del pensamiento incansable que se sabe limitado, y busca la precisión, duda, cuestiona y crea, el pensamiento imparable que avanza hacia lo imposible. El agenciamiento entre los dos en Internet no necesita orden ni acción exterior. Estos ordenamientos no contestan a la misma lógica y no se hacen sombra. En este caso, uno suele estar previo al otro. Uno es kamikaze y puede llegar a extremos sin miedo ninguno porque se sostiene exclusivamente sobre su propia lógica y su propio ritmo. En el mismo espacio, puede encontrarse diferente y desatado de cualquier atadura social o física. Está claramente identificado, porque su voz es clara, extraña y se eleva sola. Sin embargo, su punto de enunciación es el más desconocido de todos. Su voz nace del indivíduo, o del grupo de indivíduos identificados entre sí, en la medida en la cual lo primordial y suficiente es que tienen que entenderse. Y sirve: al orígen de una inteligencia emergente colectiva inconciente hay una inteligencia individual (o de grupo identificado). Si no es el caso, su decriptación moviliza una inteligencia individual (o de grupo identificado) que sin embargo no tiene límites. Desformatado, puede usar para formarse cualquier herramienta que le sea accesible. Puede aparecer ya como su propia experimentación en su propia lógica, nutrido y nutriéndose sin parar.

Posted in: Non classé