El factor tiempo

Posted on juin 28, 2010

0


Google’s strategy from the start has been to assume that what individuals are interested in is a reflection of what other individuals–who are interested in roughly the same area, but spend more time on it, that is, Web page authors–think is worthwhile. The company built its business model around rendering transparent what people and organizations that make their information available freely consider relevant. Y. Benkler

Foto al estilo Warhol creada por el generador de Román Cortés

Estoy traduciendo el capítulo 8 de The wealth of networks de Yochai Benkler, – que viene del martes al jueves a Medialab Prado para un seminario -, para el proyecto de traducción colectiva de Florencio Cabello en el marco del laboratorio del Procomún.

El tema de esta traducción me da mucho que sentir y será, creo, materia a muchos posts de naturaleza y ambición diferente. Volveremos a ello.

Ahora, con esta frase, pienso un poco más sobre la relación entre visibilidad y calidad, retomando ideas que ya expresé, sobre Internet como espacio de libertad de expresión para el bueno como para el malo contenido y las diferentes lógicas y tiempos del pensamiento y de la comunicación. Esa reflexión que podría parecer agotada está en general mal tratada, me parece. No se entiende adecuadamente lo que representa el espacio de Internet a la hora de hablar de contenido y no de articulaciones sólo. Es primero un espacio de creación y de publicación de esta creación. La lógica comunicacional de las herramientas cerradas de diálogo en red existe pero no me parece central para la creación. Lo son en cambio para examinar, analizar, fomentar, participar… en un nuevo contexto social. Pero no es lo que me interesa. Lo que me interesa integrar son los siguientes aspectos para avanzar sobre el significado de la red: se mantienen las distincciones entre tipo y calidad de los contenidos; pero todos los contenidos acceden a las mismas herramientas y al mismo espacio de publicación; la difusión de las prácticas de creación redistribuyen las categorizaciones y destabilizan las esferas expertas y profesionales.

Apoyándome en las palabras de Benkler, no se debe entonces confundir validez y popularidad. Su expresión de esta idea además es interesante porque destaca, enfocando sobre un factor aparentamente externo a la teoría, la contingencia de la popularidad: la validez podría estar entre los que no tienen tiempo para poner su conocimiento a disposición. Pero sin tiempo, no lo pueden volcar. Por lo tanto, la validez, de forma casual, se encuentra en las páginas de las personas que han tenido tiempo para volcarlo allí, sea o no correcto.

La importancia de tener o no tiempo, puede a primera vista parecer anecdótica o sólo resultar de un uso lingüístico casual; en realidad es central. La gestión del tiempo en este entorno es doblamente estratégica: debe ser a la vez una renuncia y una apuesta para otros mundos o para otras lógicas que, como don, son una manifestación del yo. La renuncia, como la apuesta, debe ser rentable. En su práctica, se encarna esta tensión en el “travestissement” de la comunicación en pensamiento. Una buena gestión de esta crisis del tiempo, de forma apaciguada, sería pensar más allá de la inmediatez y de la manifestación espejista del yo en el espacio comunicacional, procediendo a las elecciones adecuadas. Algunos espacios – y precisamente son los de la inmediatez – son particularmente propcios a la comunicación, a su constitución y su gestión. Por lo tanto, las lógicas temporales, que obviamente pueden convivir, podrían marcar la calidad de los contenidos en Internet y explicar la popularidad de ciertos contenidos.

Sin embargo y en cualquier caso, el cruce de más y más personas poniendo su conocimiento a dispocisión sólo puede aumentar la calidad de los contenidos, por que hay más posibilidad para que entre esas personas haya personas que tengan un conocimiento válido. Es, de hecho, el caso y el presupuesto de Wikipedia. Por lo tanto, lo que más se ve, no es lo que es mejor, pero lo que puede serlo. La red no cuestiona la relación entre popularidad y calidad, como relación activa. En cambio, potencia esta relación, es decir la hace posible, por que, además, todo tipo de conocimiento, bueno o no, puede ponerse a disposición. La relación conflictiva entre validez y popularidad remite más bien al uso – aunque no de forma general – de las herramientas cerradas de diálogo en red, donde la visibilidad es casi la única referencia y donde la estrategia del seguidor, amigo… es a amenudo, a su vez, una estrategia de visibilidad gracias y a través de contenidos inmediatos.

Yo siento en estas tecnologías el vacío de un monólogo que prefiero cortar ya, nada más empezar. Me lo quedo exclusivamente para usos artísticos (no me importa en absoluto el receptor y todo está permitido) e informativos (aparezco lo mínimo posible y creo que puede ser de interés para la comunidad).

En el caso de la difusión de las prácticas de creación, es muy diferente. La difusión de la capacidad creativa y analítica permite a cada uno expresarse. Se gana en libertad, y a veces, escasamente, por que eso exige mucho trabajo, aliento, no cesa nunca y su realización aparta – remite a una apuesta para un tiempo a la altura de una vida por lo menos -, en la sensación, – y a veces algo más -, de la apertura y creación de posibles.

Dentro de poco volveré a hablar de tiempo, de posibles y de límites.

Con este corto post, nada innovador, espero poder liquidar de una vez las dudas que me sorprenden regularmente, cuando creía haberlas resueltas, sobre el significado de la comunicación y de la creación de contenidos en la red.

Emerge sin embargo un punto interesante que sin duda es clave para entender el objetivo del discurso en la red: la articulación entre yo y el don.

Social conversations can indeed be among the most highly deferential to cultural assumptions, and can repress critique more effectively and completely than market-based conversations. Y. Benkler

Posted in: Non classé